CÉLULAS DE HABITABILIDAD / Estudio ArquArt

Cédulas de habitabilidad

La cédula de habitabilidad es un documento administrativo que acredita que una vivienda cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad. En general, certifica su grado de ventilación, el buen estado de las instalaciones eléctricas y de la fontanería, además de la iluminación del inmueble. También se evaluarán: la superficie útil de la propiedad, la altura libre, los huecos y las dotaciones mínimas.

Ahora bien, existen tres tipos de cédula de habitabilidad y son:

De primera ocupación: Será concedida en el caso de que la propiedad corresponda a una obra nueva. Es decir, a una vivienda recién construida que será habitada por personas por primera vez.

De segunda ocupación: En general, la cédula de habitabilidad es válida por un periodo de diez años (aunque este plazo variará en cada comunidad). Por lo tanto, habrá de renovarse una vez transcurrido este tiempo. El documento resultante de la renovación es, entonces, la cédula de habitabilidad de segunda ocupación.

 

De rehabilitación: Cuando una vivienda es reformada integralmente o rehabilitada, se debe solicitar otro tipo de cédula de habitabilidad que es el de rehabilitación.